Ratio: 4 / 5

Star ActiveStar ActiveStar ActiveStar ActiveStar Inactive
 

1.7 HORMIGONADO A TEMPERATURAS ELEVADAS

 

Durante los meses de verano a menudo se constata el descenso de las resistencias medias a 28 días en algunos MPa. En este caso “se habla de agujero estival” (Fig. 1.7.1).


 
 

Se trata de un fenómeno conocido, típico de todas las regiones donde se verifica una diferencia importante ente las temperaturas estacionales. Las causas principales son tres:

·En general vale el principio que cuanto más elevada es la temperatura del hormigón, tanto más acelerado es el proceso de hidratación (los cristales con forma de aguja se desarrollan más rápidamente). Como resultado se observa un aumento de las resistencias iniciales. Sin embargo los cristales con forma de aguja son diferentes a aquellos que se desarrollan a temperaturas más bajas y tienen una menos tendencia a entrelazarse, lo que resulta en una porosidad más elevada. Dado que la resistencia final del hormigón depende de la compactación de los cristales y de la porosidad, es razonable que se verifiquen resistencias menores a largo plazo.

·A pesar que se recomiende no agregar agua al hormigón en la obra, esta operación puede evitar un endurecimiento precoz debido ala elevada temperatura ambiental. Dado que como consecuencia del agregado de agua aumenta la relación A/C, se da inevitablemente una pérdida de resistencia y más aun una pérdida de durabilidad.

 

Regla Práctica:
El agregado de 10 litros de agua por m3 de hormigón provoca una pérdida del orden de un 10% en la resistencia a 28 días.

·En casos particulares, cuando existe una gran diferencia de temperatura entre los constituyentes del hormigón y el agua de mezcla proveniente de la red de distribución (fría también en verano), se puede observar una distribución irregular del ligante en la mezcla, lo que puede ocasionar pequeñas perdidas de resistencia.

 

Con el fin de mantener las pérdidas de resistencia debidas a la elevada temperatura ambiental dentro de un límite aceptable, la norma IRAM 1666 Parte I, “Hormigón de cemento Pórtland – Hormigón Elaborado”, prevé una temperatura máxima de 30ºC para el hormigón fresco a colocar. Para hormigones con características particulares esta temperatura no debería superar los 25ºC.

 

Además de la pérdida de resistencia y de durabilidad (Fig. 1.7.2), la elevada temperatura del hormigón puede ser la causa de ulteriores efectos nos deseados:

 

·La hidratación acelerada del cemento se manifiesta a través de la disminución de la trabajabilidad inicial, que puede llevar hasta el endurecimiento y a la posibilidad de colocar el hormigón (ver también ítem 1.2).

·El hormigón se seca más rápido en la superficie. Este fenómeno se agrava en presencia de viento, por insolación directa y por humedad ambiental reducida. El curado del hormigón (ver ítem 1.5) contribuye a disminuir la pérdida de agua mediante el humedecimiento continuo, lo que contribuye a evitar shocks térmicos en superficie. Sin la aplicación de estas medidas, la hidratación del cemento será incompleta y los elementos de construcción (de modo especial las superficies) no dispondrán de la resistencia final deseada ni tampoco de la durabilidad proyectada.

Medidas para el control de la temperatura del hormigón

 
La temperatura “t” de un hormigón convencional fresco puede ser estimada mediante la siguiente fórmula simplificada:

 

 
t hormigón = 0,7 x t agregados + 0,2 x t agua + 0,1 x t cemento


 

En la fórmula se ve que la temperatura del cemento tiene una influencia mínima sobre la temperatura del hormigón. Además, el cemento raramente supera los 60ºC a la salida de las instalaciones de molienda.

 

Medidas para la reducción de la temperatura del hormigón.

 

·Equipar los silos para la piedra con un aislante térmico.

·Enfriar la piedra gruesa con agua. 1)

·En determinados casos y con el control de especialistas, se puede también enfriar el hormigón por medio de nitrógeno líquido.

 

1)La cantidad de agua de mezcla debe ser reducida en la proporción que corresponda.
 
 

El hormigonado a temperaturas elevadas exige una buena programación, como así también una preparación minuciosa.

 

·Coordinación meticulosa del suministro con la colocación del hormigón para evitar todo tipo de demoras.

·Prever los instrumentos y el personal suficientes para el hormigonado de manera de poder llevar a cabo la colocación y la compactación sin interrupciones.

·El contrapiso y el encofrado no deben absorver el agua del hormigón fresco, por lo que es necesario mojar la estructura del encofrado antes del hormigonado (Fig. 1.7.3). No obstante, debe evitarse el mojar excesivamente la estructura del encofrado que podría formar charcos de agua residual.

·Si las condiciones para un hormigonado correcto a temperatura elevada no están dadas, independientemente de las razones, es necesario postergar la operación hasta que la temperatura haya bajado.

·Dentro de ciertos límites, el uso de retardadores para el fraguado permite paliar los inconvenientes derivados de una hidratación muy veloz del cemento. Los retardadores tienen muy poca influencia sobre el endurecimiento precoz del hormigón y exigen un curado prolongado. La dosificación adecuada del aditivo retardante deberá ser determinada únicamente por medio de exámenes preliminares que comprueben su eficacia.


 
 

FIG. 1.7.3 Humectación del encofrado

Colocación y compactación.

·Son esenciales tiempos de espera mínimos y una colocación rápida.

·El personal que trabaja en las obras debe estar informado en relación con las particularidades y las exigencias del hormigonado a temperaturas elevadas.

·En caso de esperas imprevistas, es necesario que el hormigón que se encuentra en el camión sea protegido del viento y del sol. La motohormigonera puede ser enfriada desde el exterior con agua.

·El agregado de agua en la obra está absolutamente prohibido. Frente a casos excepcionales de agregado de agua en la motohormigonera deberán valorarse los efectos nocivos de la adición de agua y asegurar un mezclado vigoroso. Este agregado debe figurar siempre en el remito de entrega.

 

Curado del hormigón: las horas siguientes a la colocación son determinantes.

·El curado inmediato y prolongado cuanto tiempo sea necesario, evita la deshidratación del hormigón, reduce el riesgo de formación de fisuras y aumenta la impermeabilidad como también la resistencia a la compresión.

·El curado debe iniciarse inmediatamente después de la colocación del hormigón (Fig. 1.7.4)
 
 

FIG. 1.7.4 Vaporización de un producto para formación de membrana de curado inmediatamente después de la terminación superficial

 

Tesis
Consulta Tesis sobre Ingeniería Civil y Arquitectura en Línea
Trabajos
Consulta documentos escolares sobre ingeniería civil y arquitectura.
Apuntes
Apuntes de la Universidad de Ingeniería Civil y Arquitectura.
Laboratorio
Consulta practicas de laboratorio de Ingeniería Civil.
Presentaciones y videos
Consulta presentaciones y videos sobre Ingeniería Civil y Arquitectura.
Tablas y ayudas diseño
Tablas de ayuda de diseño, peso materiales, MEP, velocidades viento...
Descargas
Descarga archivos directamente, para consultarlos después.